piscina segura
Familia,Niños,Seguridad,Verano

Las piscinas son para el verano, la seguridad para toda la vida (Entrada actualizada)

piscina segura
Disfrutando de la piscina del hotel “Barceló Cabo de Gata”

Recuerdos de piscina

No sé vosotros, lectores, pero desde que tengo uso de razón, siempre he deseado que llegara mediados de Junio para que abrieran la piscina y poder darme buenos chapuzones, aunque es verdad que a veces las instituciones pertinentes se han hecho de rogar y no las han abierto hasta más tarde (y si no, que se lo digan al Ayuntamiento de Baza en Granada cuando yo vivía allí hace algunos años).

 

Recuerdo mis domingos infantiles en aquella piscina del Estadio de la Juventud en Granada (unas instalaciones deportivas estupendas que entre el binomio Ayuntamiento – Junta de Andalucía abocaron a su decadencia y posterior desaparición…¡y no quería yo hablar de política ni nada de eso, pero hay verdades como puños) donde a mi pesar aprendí a nadar, y los días con mis amigos en la Universitaria, sin olvidar como no, y eso se suele repetir cada año, los Domingos en familia en Aquaola, como siempre, os hablo de Granada.

 

 

Aprendí a nadar y a defenderme en el agua a la edad de cinco años (me gustaba mucho el agua pero no podía pasar sin mi rosco flotador, aunque posteriormente superé ese temor) y desde bien pequeño he instado a mi hijo a que lo hiciera, desde la matronatación hasta el día de hoy, y sin ser un gran nadador, se defiende de forma aceptable en el agua.  Mi hija está aún en ese proceso aunque, debido a la hidroterapia, está muy habituada al medio acuático. Realmente, en esta entrada quiero hablaros sobre la seguridad no ya sólo en las piscinas sino en las zonas de baño en general.

La importancia de un baño divertido, pero seguro

Cada verano vuelve a saltar la alarma: el número de muertes por ahogamiento es, por desgracia, destacable.  Leía hace un tiempo que el número de ahogados en España en 2018 ascendía a 481. Es realmente alarmante, sin contar también con el número de accidentes producidos que han podido derivar en traumatismos y problemas medulares.  Hay situaciones que, por desgracia, no se pueden evitar, pero hay otras que rayan en la falta de responsabilidad.  Por eso, investigando por la red, he encontrado una serie de consejos útiles, algunos de ellos son pura lógica, pero ésta a veces falla.  Os adjunto un enlace a los mismos, el primero de ellos está publicado por el Ministerio de Sanidad (y patatín, patatán, que las carteras conjuntas se las traen) y la Cruz Roja Española y el segundo por la Asociación Nacional de Seguridad Infantil.

Consejos para el baño

Creo que los consejos que se dan son muy claros y fáciles de seguir, hemos de regirnos por el cuidado y por la prudencia y considero que es muy importante que los niños y niñas aprendan a nadar desde pequeños, lo cual no quiere decir que se les deje en el agua a su libre albedrío: hay que estar pendiente como dice la norma 10/20. 
Lo que tengo en mente desde hace mucho tiempo y en cuanto pueda lo llevaré a cabo, es hacer algún curso formal de primeros auxilios; en todos los folletos se nos aconseja el conocimiento de RCP pero la teoría no tiene nada que ver con la práctica y yo creo que a la hora de la verdad ante un caso de emergencia me quedaría bloqueada.
Por cierto, observo que el título de la entrada no es del todo acertado, porque las piscinas cubiertas son un gran invento pero aludo al verano porque es cierto que con las primeras sensaciones de calor sentimos la llamada del agua…¿A vosotr@s no os ocurre? ¡A mí sí!
Con precaución como para todo, pero ¡Disfrutad del verano!
¡Forma parte de esta comunidad! ¡No te pierdas nada!

historiasdeely.es

También puede gustarte...

SI TE APETECE, DÉJAME UN COMENTARIO, SIEMPRE CON RESPETO