Bebés,Experiencias,Mamás,Opiniones

Experiencias con la Reproducción Asistida: Proyectos de vida

Hoy os traigo una entrada acerca de las experiencias en el campo de la reproducción asistida, a menudo con un buen final, no siempre el esperado pero, en cualquier caso, un hecho vital para aquellas personas que deciden, bien sea por decisión individual o de pareja, lanzarse a esta vivencia.  Os hablo un poco sobre las técnicas de inseminación artificial y fecundación in vitro.

Decisiones

Sin duda alguna las personas, a nivel individual o de pareja, tomamos a lo largo de nuestras vidas una serie de decisiones de suma importancia; trabajo, relaciones, ocio…opciones de vida para cada persona, totalmente respetables en todo caso.

Una de estas decisiones está relacionada con la maternidad y paternidad en un mundo en el que, hoy en día, tenemos la fortuna de decidir sobre la misma en la mayoría de los casos, ya que el control de la natalidad, siempre desde mi punto de vista, ha contribuido a mejorar la calidad de vida no sólo de las mujeres sino de las familias en general.  Las parejas pueden decidir hoy en día el número de hijos o hijas que quieren tener y no me voy a meter en temas que coarten la libertad de las personas, simplemente es así.  Hombres y mujeres tenemos ese poder de decisión y eso es algo irrefutable.

Cuando el embarazo no llega

El problema aparece cuando, después de tomar dicha decisión, el ansiado embarazo no llega.  Dependiendo de la edad y de las condiciones de salud, hay un determinado periodo de tiempo en el cual se considera que se puede lograr un embarazo.  Pero cuando este tiempo pasa y no se alcanzan resultados, empiezan las dudas y el darle vueltas a la cabeza y, sinceramente os digo, ¡no merece la pena pensar de más sino buscar soluciones! La reproducción asistida supone, llegado este momento, toda una ayuda (y reitero que es mi opinión personal, ya que sé que hay ciertos sectores de la sociedad que están en contra de estos métodos pero ante todo está la libertad de las personas para decidir sobre su futuro).

Una visita a tiempo a una unidad de Reproducción Asistida puede aclarar dudas e incertidumbres, y en un primer momento descubrir la razón por la cual el embarazo no llega, tras analíticas y pruebas con nombres tan complicados como la histerosalpingografía.  Lo malo de ello es que, en la Seguridad Social las listas de espera suelen ser largas y el proceso, entre pruebas y demás, se dilata en el tiempo mientras que el reloj biológico sigue su curso. Por lo tanto, en muchas ocasiones es preferible visitar una clínica privada donde en principio te puedan orientar.  Si estás en la provincia de  Barcelona, te puedo recomendar a los profesionales de esta clínica de fertilidad.

Etapas en el proceso

Estimulación y relaciones programadas

En el proceso de búsqueda de embarazo en pareja, y si no se observan problemas, se realizará un cálculo de periodos fértiles y, previamente a llegar a una inseminación artificial,  se establecerán unos meses de estimulación ovárica con un medicamento llamado clomifeno, junto con relaciones programadas.  Éste puede dar (y doy fe de ello) resultado por sí mismo pero si con él no se llega al embarazo, el siguiente paso es la inseminación artificial.

Inseminación artificial

Decidir llevar a cabo este proceso conlleva una preparación a todos los niveles, ya que hay que prepararse en cierto modo para una medicación para llevar al cuerpo al nivel hormonal adecuado y para realizarse analíticas de forma continuada.  Sin embargo, la ayuda de los profesionales que se dedican a este trabajo y la empatía de los mismos (algo de suma importancia en el personal sanitario), hacen que este proceso sea llevadero y que el fin, en este caso, sí que justifique los medios.

Hasta el momento y mientras escribía, tenía en la cabeza una pareja, chico y chica, en busca del ansiado embarazo.  Pero la inseminación artificial ofrece a todas las mujeres con o sin pareja, o a parejas del mismo sexo,  la posibilidad de convertirse en madres y de vivir de lleno la experiencia de la maternidad y/o paternidad.  En mi cabeza ahora mismo, el pensamiento de que en este caso en concreto, el fin sí que justifica los medios como os decía anteriormente.

Fecundación in vitro

Si a través de la inseminación artificial el embarazo no llega, aún queda la siguiente alternativa que es la Fecundación in Vitro (aún recuerdo ver, en las portadas de las revistas de hace 28 años, durante mis vacaciones playeras, la noticia de la llegada al mundo de Victoria Anna, la primera niña española nacida a través de esta técnica), que conlleva igualmente un proceso que hay que afrontar con cierta paciencia pero con ilusión.

Conclusión

En conclusión, merece la pena intentarlo, aunque es cierto que no siempre se obtienen resultados, pero nada ni nadie puede frenar el deseo de la maternidad, por lo que al menos se debe probar.  Conozco experiencias muy cercanas y la probabilidad de éxito es alta, pero nadie, mujeres solas o en pareja, os puede negar que alcancéis ese deseo así que quienes estéis pensando en ello o ya estéis en el proceso ¡mucho ánimo siempre!

Muchas gracias a la clínica Fecunmed por la información aportada para la elaboración de este artículo

¡Forma parte de esta comunidad! ¡No te pierdas nada!

historiasdeely.es

También puede gustarte...

1 Comentario

  1. experiencasdelavd dice:

    Muy buen post.
    Un abrazo

SI TE APETECE, DÉJAME UN COMENTARIO, SIEMPRE CON RESPETO