EN LA PRESENTACIÓN DEL DISCO DE SOGNARE

EN LA PRESENTACIÓN DEL DISCO DE SOGNARE

Creo que , en este caso, cualquier introducción sobra. Una imagen vale más que mil palabras y, si es en movimiento, la información es completa. Vosotros y vosotras mismos, mis lectores, podéis apreciar la belleza de la combinación de las tres voces y los distintos estilos.

La tarde/noche del Viernes 16 de Diciembre, amenazaba agua en Granada. Encaminé mis pasos hacia el Centro de la ciudad, donde en un hotel de reciente creación en un edificio bastante polémico del lugar (debido a una ruptura total de la estética a la cual los granadinos ya estamos casi acostumbrados) tendría lugar el evento que desde hace meses veníamos esperando.  Un sueño que nació, para el público en Febrero aunque supongo que sería anterior, iba a hacerse realidad delante de muchos testigos y unos cuantos mecenas.

Acompañados por representantes de la política granadina

Al entrar en el Hotel Marquis Issabel´s se agradecía un poco de calor pero la oscuridad era excesiva. Sin embargo y a pesar de ello, alli se encontraban ya nuestros protagonistas, hablando de la realidad en la que se había tornado su sueño. Natalia, madre de Rafa, se encargaba de dar la bienvenida a todos los asistentes y a ella se unía Ana, madre de Víctor.  


Este evento me sirvió además para reencontrarme con viejas amigas, para poder ver a gente a la que sí tengo más cercana pero con la que siempre me gusta coincidir, conocer a personas interesantes en el campo de la discapacidad en Granada y pasar una agradable velada en compañía de una madre amiga de ASVEDIF.

Desde la Asociación, queríamos dar las gracias a los artistas que participaron en la gala teniendo un pequeño detalle con cada grupo, ya que todos y todas se portaron muy bien, y con “Sognare” era algo que teníamos pendiente.

Si algo caracteriza a estos chicos es la cercanía hacia su público.  Después de la Gala he seguido manteniendo cierto contacto con ellos, especialmente con Víctor, el más joven de los tres.  Al saber que teníamos algo para ellos, nos invitó a acudir a la presentación ¡y allí que fuimos!

Era el momento de la venta del disco, del merchandising, de firmas, “en medio de la oscuridad”.  Tras una presentación más oficial, aunque no por ello formal, con la presencia de María Francés, del Grupo Popular del Ayuntamiento de Granada, y de Mariela Fernández-Bermejo, Delegada Territorial de Fomento y Vivienda, por fin se dispusieron a firmar, a posar con sus fans, con la gente que les sigue y que les aprecia. Al principio de una forma “organizada de más” y al final algo más espontánea, como son ellos, así de simple.

¡Ahí aparezco yo!

Cuando llegó el momento de la firma le entregamos además su detalle.  Y ellos también tenían algo que darme.  Porque yo he formado un poco parte de este proyecto ; me gustaba su música y en ese momento podía hacerlo, así que colaboré como mecenas en el micromecenazgo del disco, por lo que de manos de Iván recibí mi disco y una bonita tarjeta con una cita preciosa: “Bendita sea la fecha que une a todo el mundo en una conspiración de amor”.  La desventaja es que no tengo una dedicatoria personalizada al 100% en el disco como las que iban firmando al momento, pero me hizo mucha ilusión ver mi nombre en los créditos del mismo. Me habría gustado haber aportado algo más pero por lo menos les pude ayudar a alcanzar su objetivo.


Lo que más llamó mi atención, en un momento dado en el que nos hicimos fotos y yo me apoyé sobre el hombro de Víctor, fue como temblaba.  Me confesó que estaba como un flan y luego su madre me corroboró que sentía una mezcla de nervios y de frío, producto del ajetreo y de que la temperatura tampoco acompañaba.  
Junto con Loly, compañera de ASVEDIF


Habia una multitud de personas y era necesaria cierta organización, pero ello no debe ser sinónimo de encorsetamiento, y en definitiva son los deseos del artista los que deben primar.

El acto prosiguió entre un montón de fotos, flashes, conversaciones, etc. Aunque por ciertos motivos resultaba complicado que cantaran, sabedores de que el deseo de los que estábamos allí presentes era escucharlos, ellos, que saben que se deben a su público, decidieron cantar y nos ofrecieron ese trocito de “No quiero olvidar” que nos supo a gloria.

Tras ello, se retiraron, y antes de marcharnos entablamos conversación con familiares de los chicos, con la madre de Rafa y los padres de Víctor, quienes estaban de verdad orgullosos de los logros que estaban consiguiendo sus hijos. También de forma muy breve conversamos con Manme y el pequeño Bruno, hermana y sobrino de Iván y protagonistas del vídeo del lanzamiento “No quiero olvidar”. 


Al salir del hotel la amenaza de lluvia se había cumplido y nos dispusimos a terminar la noche como un Viernes en Granada capital se merece: ¡de tapeo! Nos refugiamos del mal tiempo en un bar de reciente apertura llamado “Vinos y Porrones” en la calle Ganivet donde nos trataron estupendamente.


De vuelta a casa escuché de nuevo sus canciones, esta vez en el CD ya que a la ida lo había hecho a través de Spotify.  Cinco temas que me vienen acompañando desde entonces y que ya se están convirtiendo en parte de la banda sonora del invierno que está a punto de llegar.  


La candidata a Eurovisión “Quiero creer” (Finalmente ha quedado fuera del Eurocasting) y el single de lanzamiento, “No quiero olvidar, se acompañan de otros tres temas lentos que hemos podido conocer tras semanas de haber tarareado los dos primeros.  Buenos temas para mi gusto, aunque uno de ellos tal vez un poco más flojo, “Empezar de nuevo”, curiosamente aquel que no han escrito ellos (Aunque “No quiero olvidar” tampoco y es fantástica).  Mis preferidas son, sin duda, “Libérate” y “Si tú no estás”.  La primera, escrita con mucho cariño según me contó Víctor, expresa esa necesidad de desatarse de ciertos yugos o cadenas que te hacen dejar de ser tú mismo.  Según mi hijo, yo tengo que liberarme del estrés y esta canción me viene como anillo al dedo. Y yo, que soy mucho de asociar canciones a hechos de mi vida,y casi no llego a hacer memoria de mi última ruptura, no puedo asociar “Si tú no estás” a un hecho reciente, y sin embargo es una canción que me llega dentro; creo que la simple combinación de voces me sensibiliza.


Con este disco desaparece esa imagen que podía recordar a “Il Divo” o “Il Volo”… ¡Hay mucho camino por delante y mucha música de la que disfrutar! ¡Y próximamente, la gira!




“Sin música, la vida sería un error” Friedrich Nietzsche

Música para deleitar los sentidos…SOGNARE (SOGNAR3)

Música para deleitar los sentidos…SOGNARE (SOGNAR3)
Con Spotify, me monto en el coche y conecto el móvil a través del Bluetooth. Busco la canción y comienzo a escucharla y enseguida mi hijo me dice “¡Esa no, mamá, pon “Quiero creer”! Y en un semáforo cambio de Spotify a Youtube ya que aún no esta disponible en la plataforma…pero me temo que se va a convertir en nuestra banda sonora vital de este invierno.  Sí, son “Sognare” y si no los conociais, este es el momento de hacerlo.

Hace justo un año, me presté a colaborar de forma coral en el villancico que cada año propone la televisión autonómica de Andalucía, Canal Sur. Para ensayar la letra, busqué vídeos de años anteriores y precisamente encontré el ganador del año anterior; tres chicos con buen plante y bonita voz que cantaban entre la nieve y también enfrente de La Alhambra.  Tres estilos diferentes de voz alineados a la perfección…¿Y quiénes eran esos chicos? Podéis ver este vídeo AQUÍ

Se hacían llamar Sognare, e investigando por Internet descubrí vídeos variados, de ellos, tanto individualmente como en grupo, y uno me impactó especialmente.  Se trataba de una versión del tema del grupo “Il Volo”, “Grande Amore”.  Sin duda, del vídeo me gustó primero el escenario, grabado en lugares tan emblemáticos de Granada como el Carmen de los Mártires (para quienes siguierais la serie “El Príncipe”, el lugar donde se grabó el atentado, cosa que no tuvo ninguna gracia, por cierto), los bosques de la Alhambra o el Palacio de Carlos V.



A pesar de ser un cover, “Sognare” ya mostraba un estilo diferente. Combinar flamenco, lírico y pop podía ser complicado pero estos chicos lo hacían bien. Sí, me gustó el tema y habían buscado unos enclaves preciosos.  Esa mezcla me recordó a ciertas fusiones de instrumentos, en teoría poco compatibles, como una guitarra flamenca y un saxofón, que yo había tenido la oportunidad de conocer en el pasado y que habían logrado cierto éxito.

Rafael, Iván y Víctor

Sognare son Iván Vílchez “El Centenillo”, cantaor; Rafael Lara, tenor, y Víctor Segovia, con un marcado estilo pop.  Tres jóvenes granadinos unidos por su amor a la música, tanto que los dos primeros lo comparten ejerciendo la docencia, cada uno con su estilo.  Iván imparte clases en los coros de Albolote, Güevejar y en el de las Damas del Pilar, mientras que Rafa lo hace en Vegas del Genil en la Escuela de Música y en Guadix en la coral Pueri María Briz.  Víctor, de profesión diseñador gráfico, es un fan del festival de Eurovisión y de nuestra paisana Rosa.  Los tres llevan años en el mundo de la música y comenzaron con su proyecto en común en el año 2014, cuando Iván y Víctor se unieron a Rafa y comenzaron a combinar sus voces.

Casualmente, Iván y yo teníamos contactos comunes en Facebook (En Granada la teoría de los seis grados de separación es un hecho…a veces con dos, es suficiente) y le pedí amistad.  Dado que en ASVEDIF, mi Asociación de la que ya os hablé en otra entrada,  habíamos pensado hacer una gala benéfica, se lo comenté a nivel personal y aceptó participar de buen grado. Desde entonces hasta la celebración de la Gala, ha llovido bastante, pero aquella propuesta se hizo realidad hace tan solo dos días.

Rafael Lara, Gala 40 aniversario
“40 años no es nada”



La primera vez que coincidí con ellos…¡pobres, casi les abordé para saludarlos! fue en la celebración del 40 aniversario de la creación de Vegas del Genil,  Y allí pude disfrutar de la voz lírica de Rafa Lara en dos ocasiones, y resultó realmente emocionante.  Además, recibió un reconocimiento por parte de la localidad otorgándosele la bandera del municipio. Meses después tuve la oportunidad de volverlo a ver y a escuchar en la Gala del Deporte y fue incluso más bonito ya que al aire libre y con el acompañamiento del piano en una noche de verano resultaba incluso más emotivo.






Y mientras tanto ¿Qué hacían los tres? lo que tiene que hacer un grupo con cierta proyección, planificar y grabar su primer disco, pero esto no es tarea fácil, por lo que para ello lanzaron una campaña de crowdfunding a través de la cual en el plazo de un mes tenían que conseguir una cantidad necesaria a cambio de determinadas recompensas; ¿Lo consiguieron? ¡No sólo eso, sino que  lo sobrepasaron! ¡Menudo mes de Febrero para ellos! Por lo que en estos últimos meses, aparte de giras, colaboraciones solidarias, eventos y trabajo, han grabado su primer disco y lanzado su primer single, “No quiero olvidar”.  Además, tuve la gran suerte de que lo cantaran por primera vez en directo en la I Gala Vegueña del Día de la Discapacidad. Personalmente pienso que son tan buena gente que se merecen haber logrado este sueño.



Finalmente hace poco más de un mes, en la Asociación decidimos sacar adelante la gala y Víctor e Iván se prestaron a acudir a ella.  Rafa, ocupado, no podría acudir pero finalmente sí que estuvo.  Su presencia me hizo una ilusión especial, por haber disfrutado de su voz ya en ocasiones anteriores y porque un vegueño como él pudiera acompañar a una asociación de su localidad.  Ha sido un mes complicado de preparativos para mis compañeras y para mí, pero estábamos llenas de ilusión y ellos han puesto de su parte para que todo saliera bien.  Finalmente pudimos tener a Sognare en el escenario.

Sognare en la I Gala Vegueña del Día de la Discapacidad

Aunque en la gala me dediqué a temas técnicos y de organización, no quise perderme el momento de su actuación desde el público; además, me mezclé entre algunos de mis alumnos que habían asistido al evento y estos disfrutaron encantados del tema “Quiero creer” al igual que yo.

Desde aquí quiero dar las gracias a estos tres artistas de los pies a la cabeza por colaborar con nosotros en una noche tan especial.  Sé que Iván tiene un espíritu altruista pues cuando deja de cantar, ¡o incluso cantando! se dedica a cuidar de que a las personas mayores en FOAM no les falte de nada, y quien cuida de los demás desde el ámbito del Trabajo Social podrá dedicarse a cantar bien pero sin duda será mejor persona.  Rafa, a pesar de su juventud tiene una gran experiencia en el mundo musical y una gran formación vocal y es un chico encantador, Y Víctor, el pequeño, no se queda atrás.  Cuando sean un grupo de éxito, porque su estilo no va a pasar desapercibido, espero que se acuerden del momento que vivieron acompañándonos.  Espero que compartan más de una gala con nosotros, pero que mientras tanto lleguen alto.

Por supuesto, muchas gracias a los tres por resolverme las dudas que he podido tener a la hora de escribir este artículo, un tanto improvisado pero que no habría podido completar sin su ayuda.

Mi alumna Laura, entre el público, me preguntó emocionada “¿Seño, son  famosos?” y yo le contesté: “Ahora son un poco conocidos pero con el tiempo, lo serán”.

Arriba, en la Gala del 40 aniversario con nuestra concejal de Cultura
Elisabeth Martínez.
Abajo, en la I Gala Vegueña del Día de la Discapacidad, Sognare con
ASVEDIF



7/10/2015 DÍA MUNDIAL DE LA PARÁLISIS CEREBRAL

Todos los días se celebra algo; eso está bien, siempre que haya algo que conmemorar, y cuando no sea así, al menos es necesario concienciar a la sociedad de que existen realidades a las que no se les puede dar la espalda, porque están ahí, más cerca de lo que cada uno o una piensa y en algún momento dado te puede tocar vivirlas.

Hoy es miércoles, el primero de los cuatro que nos traerá Octubre, y para mí hasta hace dos años era un día más, de los que sales corriendo de casa con la garganta ya cascada de la mezcla entre el entretiempo y unas voces más altas que otras, gajes del oficio.  Y la verdad es que sigue siendo un día igual, la jornada ha sido como las de siempre, pero con un trasfondo de “no” celebración porque no tengo nada que celebrar, aunque sí que me veo en la obligación de informar y difundir la realidad que veía de lejos, que le ocurría a otros pero no a mí; a mí no…eso se quedó atrás.

Más que informar o difundir necesito desahogarme y rendir un homenaje.  Anoche me dio por pensarlo y no quería guardármelo para mí. No suelo hablar mucho del tema por estos medios, pero tampoco tengo nada que esconder, es la realidad que tengo y que vivo.

 Ante mí tengo una campeona, una superviviente, una luchadora; no es una reina, una princesa, un hada; simplemente es,  una campeona.  Porque desde su origen fue ella, fue la elegida por encima de otros y fue la más fuerte y hoy en día lo sigue siendo.  Su fortaleza le hizo superar momentos decisivos, y no se quiso ir, quiso quedarse con nosotros.  Tenía que ser ella y no otra.

Desde el momento que me dijeron que algo pasaba, sabía en lo que iba a derivar, era como si no me viniese de nuevas.  Lo que no sabíamos era lo que se nos vendría encima, las salas de espera, los recovecos administrativos, las largas horas que pasaríamos de terapeuta en terapeuta, los momentos en que la rabia nos invadiría el alma y lo que tendríamos que aprender de ortopedia sin tener nuestro día a día hasta el momento nada que ver con ello.

Pero ella es fuerte.  Ella es la elegida y la que nos da la fuerza para seguir adelante, a pesar de los momentos en los que dormirías una siesta y sin embargo hay que coger el coche para llegar a tiempo a una sesión de fisioterapia.  Ella de pronto se ríe y el mundo se ilumina, porque es feliz y necesita de estímulos para seguir su camino. Da un pasito, y otro, de la mano, y de pronto empieza a saltar, porque ella es y da alegría.  Esos momentos son los que nos dan esperanza, porque sabemos que, aunque no seamos capaces de llegar a su interior, aunque ella no sepa expresarse, dentro de ella hay un potencial que tarde o temprano habrá de salir y mientras lo hace, seguimos trabajando, viviendo el día a día y disfrutando de los avances, por pequeños que sean.

Los límites los pondrá ella misma.  Nadie tiene derecho a decir hasta donde llegará o dejará de hacerlo.  Reconozco que hay momentos en los que me gustaría adelantar las agujas del reloj al máximo, que creciera y saber cómo va a estar en el futuro.  También hay otros en los que me atemorizo al pensar en el tiempo que haya que venir.  La verdad es que no debería ni plantearme este asunto, debería limitarme a vivir el día a día y disfrutar de ella, pero no puedo evitar los sentimientos encontrados.

Ella era mi sueño y debería pensar siempre en eso, en que no siempre los sueños se cumplen, por lo que debería sentirme feliz.  Supongo que en esto, como todo, hay grados, y yo no llego al máximo y no sé si algún día lo haré, pero su alegría contagiosa llena mi casa de vida y de alegría, a pesar de los pesares, y es con lo que me tengo que quedar.

Vendrán más primeros miércoles de Octubre y al mismo tiempo irá creciendo, y seguiremos juntas para lo que venga, pero su risa será la que nos guíe el camino que haya de seguir.


Podría escribir más, pero lo que necesito es disfrutar del mayor tiempo posible con ella.  Espero que  algún día ella sea capaz de saber lo que siento en este momento.

Como siempre, saludos y gracias por leerme.

Llega Septiembre de nuevo (recordando a mis antigu@s alumn@s)


Cada vez que este mes hace su entrada me viene a la cabeza aquella canción de  los Earth Wind & Fire y su pegadizo estribillo, “Hey hey hey, ba de ya, Say that you remember, ba de ya, Dancing in September, ba de ya , Never was a cloudy day…” .por cierto, me recuerda también a una persona a la que conocí hace mucho tiempo, pero ese no es el tema de este post, jeje. (Aunque por si acaso llega a leerme, espero que tú también te acuerdes de mí con esta canción).


Pues sí, otro curso más volvemos a los centros cuyas aulas, dentro de muy pocos días, estarán repletas de niños y niñas.  Después de un año entero apartada de la docencia debido a mi embarazo, parto y posteriores permisos, yo también regreso, pero esta vez lo hago completamente de nuevas, ya que después de trece cursos en mi anterior destino, llego a un centro donde todo es nuevo para mí por lo que lo hago con el consiguiente temor a la novedad, pero sé que en breve me adaptaré a todo ello. Quiero tomármelo como un reto profesional y debo asumirlo pues fui yo quien tomó una serie de decisiones que me llevan a estar donde estoy, pero acostumbrada como estoy a la escuela en entorno rural, un colegio en el área metropolitana en crecimiento de una capital impone un tanto.  Sobre eso, dentro de un mes volvemos a hablar, de momento no he hecho más que empezar y mi duda ahora es cuando conoceré a tod@s mis compañer@s sin dudar si pertenece o no al colegio y cuál era su nombre.  Porque no tiene nada que ver el colegio en el que empecé con el que estoy ahora; de aquell@s siete maestr@s de mi primer colegio a los cuarenta y uno que he contado hoy en la hoja de firmas…ha llovido, nevado y tormenteado un rato.

 1º y 2º de ESO Cogollos de Guadix, curso 97/98



Aquello ocurrió ahora hace dieciséis años, mi primer colegio, perdido en la comarca del Marquesado del Zenete, al Norte de la provincia de Granada Afortunadamente (¿sí o no? sí), no he recorrido demasiada geografía). Pero creedme si os digo que parece que fue ayer, mi encuentro por primera vez con el grupo de 12 alumnos y alumnas de 1º y 2º de ESO. Puede que mezcle nombres y/o momentos, pero los recuerdo a ellos, y también a los que eran mis compañeros, porque de todas las personas con las que te vas cruzando en el camino aprendes algo.  Después han ido pasando otros muchos y en distintos lugares, pero a todos los llevo dentro aunque el sentimiento sé que en ocasiones no es recíproco (siempre he intentado hacer y sacar lo mejor de cada uno de ellos y ellas pero si estos o su entorno no lo han sabido o querido ver así, ese ya no es mi problema, mi conciencia está tranquila en ese sentido).

Alumnas de 3º de Primaria Cogollos de Guadix


Con algunos de ellos mantengo cierto contacto, por una parte la magia del Facebook permite no sólo los reencuentros sino que me ha brindado la oportunidad de poder verlos crecer, casarse (Sandra, Antonio José), tener hijos (Fabiola), compartir sus momentos de fiesta (Vanessa, Lidia), sus momentos de trabajo (Ana Belén) ver como a algunos de los chicos comienzan a salirle entradas (David, Miguel), salen al extranjero a vivir nuevas experiencias (Requena)…los niños nos van haciendo mayores aunque yo no me considere aún como tal, pero es que el tiempo pasa (recuerdo cuando mis compañeros del CPR Sierra Blanca en Lugros me buscaban en el patio y no me encontraban porque me confundían con la chiquillería, ¡jeje!, ahora tengo una compañera a la que cada vez que la veo no puedo evitar llamarla “la niña”).  Y cuando da la casualidad de que coincido con alguno o alguna de ellas y me cuentan lo que hacen y como les ha ido, no puedo más que sentirme feliz por ellos, como cuando el otro día Juanje y Ainhoa me contaban que tal  les iba en los estudios.  De todos los niños y de todos los cursos que he impartido me he llevado algo, pero si tengo que recordar con cariño a algunos de ellos es a los grupos de 3º de Primaria a 2º de ESO del inexistente ya CEIP “San Agustín” de Cogollos de Guadix por el hecho de ser los primeros (aprender mucho inglés no sé si aprenderían, pero nos lo pasamos muy bien y me sentí muy arropada por las familias) y al 1º de Primaria del año en que llegué al cole que dejo atrás, porque procedente de la ESO, me encontré con el reto de enseñar a leer y escribir a un grupo de 18 niños y niñas…¡y lo logré! (por eso digo que ahora se me plantea otro reto y me voy a esforzar por lograrlo).  Pero no me voy a olvidar de mis niñas de Polícar, responsables, trabajadores y cómplices del comienzo de mi noviazgo con el que es el padre de mis hij@s…de mis niños de Lugros, que como éramos tan poquitos en la clase, cuando fallaba la calefacción montábamos en un momento una mesa camilla con un radiador debajo para entrar en calor y dar las clases como si fueran particulares…del 6ºque tuve el año que me casé, del inglés a Infantil y Primer Ciclo…no me puedo olvidar de nadie.

Recreo en el CPR “Sierra Blanca”, Polícar, año 1999


Partamos de la idea de que la educación sale de las casas y de las familias, que en los colegios aportamos a los niños enseñanzas y contenidos (algo que ciertos padres y/madres aún no acaban de entender) pero también en cierta manera estos contenidos se relacionan con inculcar valores en el alumnado ( aparte de las celebraciones de los días especiales y de los programas de salud y medioambientales que promueve la Junta de Andalucía), y como decía anteriormente, nuestra meta no es meramente terminar el curso sino que los niños con los que trabajamos, que son nuestra materia prima en cierto modo, sean unos adultos que podrán dedicarse a lo que cada uno y una quiera, pero que sean capaces de salir adelante con los contenidos que les enseñamos (A mí me viene a la cabeza la maestra que tuve durante cuatro cursos seguidos, la señorita Trini, jubilada ya a día de hoy, y la que me enseñó a multiplicar, dividir, las primeras nociones gramáticales – yo es que soy un poco friki del análisis morfosintáctico, es que soy de Letras – y la geografía de España, que hoy en día y no entiendo por qué, no hay manera de que los niños y niñas la aprendan correctamente…pero ese es otro tema, claro) y sobre todo que sean buenas personas y que, en la medida de lo posible, recuerden con cariño a los que estuvimos a su lado en estos años tan importantes de la vida del ser humano.

Por hoy no os entretengo más, que ya tengo que compatibilizar de nuevo a la seño y a la mamá y traigo trabajo para casa (preparar las evaluaciones iniciales).  Espero que os haya gustado esta entrada y también la musiquilla del comienzo de la misma, para animarnos en estos días de Septiembre en los que ya empieza a refrescar.